ABRA Arabako Errioxako Upeltegien Elkartea

Osasuna eta hezkuntza

Gráfica del vino y la paradoja francesa Gráfica del vino y la paradoja francesa

Ardoa atsegina eta ezaguna izateaz gain, kontsumitzaileak zein ikertzaileak kezkatzen dituen galdera bat dago: ona al da ardoa gure osasunarentzat?

Galdera hau argitzeko interesa ikerketa baten ondorioz asko hasi zen. Monica proiektua zuen izena ikerketak, eta frantziako gizartean gauzatu zen. Bertan, ohikoa den gantz saturatu asko dituen elikaduran, gaixotasun kardiobaskularrek eragindako heriotza-tasa baxuak aurkitu zituen. Ondoren egindako beste ikerketa batzuen arabera, erantzun harrigarri horiek ardo beltza kontsumitzearekin zerikusia zuten eta ordutik paradoxa frantzesa deritzo. Oraindik gaur egun ere eztabaidak sortzen dituen gaia da, gehienbat osasunerako prebentzio-neurri bezala alkoholaren kontsumoa bultzatzearen arloan.

Osasunaren Mundu Erakundeak (OME) gauzatu zuen Monica ikerketa 1989an. Horrela, Frantzian, industrializatutako beste herrialde batzuekin alderatuta (Erresuma Batua edo AEB), gaixotasun kardiobaskularrek eragindako heriotza-tasa baxuagoak aurkitu ziren. Kontutan izan behar dugu hiru herrialdeek gantz saturatu eta kolesterol maila antzekoak zituztela.

 

Paradoxa honen arrazoia frantziarren elikaduran bilatu zen, bere dieta mediterranearran, tentsio arterialak edo erretzeak paradoxan eraginik ez duela ikusi ondoren. Dieta mediterranearrean frutak, barazkiak eta ardoa ugariak dira.

 

Ikertzaileen arabera, ardoaren neurrizko kontsumoak, bereziki ardo beltzarenak, eragin handia zuen emaitzetan. Ardoak antioxidatzaileak diren hainbat substantzia ditu, polifenol deituak, beste hainbat jakitan ere aurki daitezkeenak (frutak, barazkiak). Hori dela eta, gaixotasun kardiobaskularren prebentzioan lagun ote zezakeen eztabaidatzen hasi ziren.

 

Ikerketa desberdinak egin ziren eta hauen arabera ardoa edaten zuten haiek geroz eta arazo kardiobaskular gutxiago jasaten zituzten. Ikerketa zehatzagoen arabera, egunero 2 baso ardo baino gehiago edaten zituztenak, beste osasun arazo batzuek zirela eta hiltzen ziren: zirrosia, mingaineko, urdaileko, esofagoko edo pankreako minbizia, auto istripua edo beste ezbehar batzuk zirela eta.

 

Gizarte zientifiko batek ere ez du ardoaren kontsumoa patologia kardiobaskularren prebentzio neurri gisa sustatzen. Guztiek nabarmentzen dituzte, ordea, arriskuak gutxitzeko tabakoa kentzeak, jarduera fisikoa egiteak eta dieta egokia izateak duten garrantzia.

 

Neurriz ardo beltza hartzeko ohitura dutenek – hau da, gehienez bi baso eguneko - aurkakoa esan ez badiete gutxienez ,ez dute inolako arazorik (aurkakoa esan dietenen kasuak gibeleko arazoak dituztenak, triglizerido maila altukoak, gehiegizko pisua dutenak, haurdun daudenak edo beste baldintza berezi batzuetan daudenak, adibidez beste sendai batzuk hartzen daudenen kasuak izango dira).

 

Hala ere, egin diren ikerketak alde batera utzita, ez da ardoaren kontsumoa prebentziozko neurri gisa bultzatu behar. Alkohola edaten hasten diren 10 pertsonatatik bat alkololikoa bihurtzen dela estimatzen dute. Gainera, esan beharra dago alkoholak beste gaitz asko sortu ditzakeela, esaterako hipertentsio arteriala, bihotzeko miokardioan mina, arritmiak eta bat-bateko heritza eta azkenik gehiegizko pisua ere sustatzen dituela. Beraz, askoz ere handiagoa da sor dezakeen kaltea, onura baino. Hipertentsioa duen alkoholikoak edaria ustean bere tentsio arteriala berreskura dezake.

 

Flavonoideen efektu antioxidatzailea

Los radicales libres (RL) son unas moléculas que se derivan del oxígeno, están en continua formación en la células del organismo, y en pequeñas cantidades no producen efectos tóxicos. En situación normal la producción de RL es constante en una concentración determinada, y son neutralizados por las defensas antioxidantes, estas pueden ser sustancias propias del organismo (las enzimas antioxidantes), o pueden ser sustancias que vienen con los alimentos (la vitamina C, la E y el Beta caroteno, flavonoides, etc.).


Cuando se produce un desequilibrio, ya sea por mayor producción de RL o menor acción de los antioxidantes, en el organismo aparece lo que se llama el estrés oxidativo que genera efectos tóxicos y patologías, fundamentalmente enfermedades arterioescleróticas (enfermedades coronarias, accidentes cerebro vasculares, problemas obstructivos de los miembros inferiores, aneurismas arteriales). También se producen daños en los ácidos nucleicos, lesiones o mutaciones celulares, que derivan en la aparición de determinados tumores.


En este sentido, los antioxidantes ingeridos a través de la dieta serían útiles para la prevención de estas patologías. Los vinos rojos contienen sustancias de la familia de los flavonoides, compuestos químicos antioxidantes que se obtienen, entre otras fuentes naturales, de la cáscara de la uva negra. Entonces, ¿por qué no recomendar el consumo de uva antes que el de vino?.


El consumo moderado de vino no debe prohibirse ni recomendarse. Además de los flavonoides, en el vino tinto existen otros componentes, como el alcohol, que no son beneficiosos para la salud. En cuanto al aporte de nutrientes del vino (vitaminas, minerales, proteínas), no es considerable, y su aporte calórico se puede obtener de otros alimentos más saludables


El vino tinto tiene una graduación del 14 por ciento, es decir, que 100 cm3 (medio vaso) contienen 14 gramos de alcohol y el alcohol aporta 7 calorías por cada gramo aproximadamente. Entonces, en medio vaso de vino habría alrededor de 100 calorías. Se considera que estas son calorías vacías.


Compuestos polifenólicos del vino

En un artículo publicado en la revista Antioxidantes y Calidad de Vida , órgano de difusión del South American Group for Free Radical Research, el doctor Federico Leighton y la doctora Inés Urquiaga, de la Universidad Católica de Chile, explican que la composición del vino es compleja.


"Los compuestos polifenólicos de la uva se encuentran en la piel, especialmente en las células epidérmicas, y en las pepas. Su concentración es baja en la pulpa. Esto explica por qué el vino blanco, que no se hace con la semilla ni la piel, presenta bajos niveles de polifenoles. En este sentido, el más rico en estas sustancias es el vino tinto Cabernet Sauvignon. La cantidad de polifenoles en la uva depende principalmente de la variedad de la vid, del clima, del terreno y de las prácticas de cultivo1", ilustran los doctores chilenos.


En cuanto a la capacidad antioxidante del vino señalan que "es necesario considerar que las determinaciones realizadas in vitro nos dan sólo una idea aproximada de lo que ocurre en situaciones complejas in vivo. Sin duda, la capacidad antioxidante del vino está directamente relacionada con su contenido en polifenoles. La contribución de cada compuesto en particular depende no sólo de su concentración y de su calidad antioxidante sino que también de su interacción con otros componentes. (En una mezcla) Los compuestos interactúan entre sí lo puede producir efectos sinérgicos o inhibitorios".


La controversia continúa

Una investigación de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, anunció la forma en que un compuesto químico encontrado en el vino tinto ayuda a prevenir el cáncer. Los científicos identificaron el trabajo de una sustancia clave relacionada con el cáncer, habitualmente llamada Res (transresveratrol), que está presente en las uvas, en las fresas, el maní, las nueces, entre otros alimentos.


El científico Holmes-McNary, uno de los responsables del estudio de Carolina del Norte, dijo que durante el experimento realizado en células cultivadas de humanos y de ratas, mientras Res estaba ausente, las células cancerígenas continuaban sobreviviendo, y cuando este polifenol fue introducido bajo las condiciones experimentales, lograron exitosamente inducir la muerte de las células cancerígenas, a través del bloqueo de una proteína denominada NF-kappa B.


El biólogo también dijo que en unos años podrían aplicar la experiencia en seres humanos y que estos hallazgos explicarían la influencia de la dieta en la salud, y cómo las uvas podrían proteger al cuerpo de ciertas enfermedades.


Otros científicos desplazan la teoría de la paradoja francesa, señalando que existen estadísticas según las cuales los hombres franceses mueren más jóvenes que los de otros territorios, por causas distintas a las patologías coronarias, las cuales alcanzan su incidencia máxima en la segunda mitad de la vida de las personas.


La relación entre el vino y la salud humana es compleja y sigue siendo tema de debate y estudio. De acuerdo con un informe de la Sociedad Americana de Cáncer, el riesgo de cáncer de mama se incrementaría con el aumento del consumo regular de vino en las mujeres. Un estudio encontró que la incidencia de cáncer de mama fue un 30 por ciento más alta entre mujeres que al menos consumían un vaso de vino por día respecto de las no bebedoras.


Según el Dr. Thomas A. Pearson, de la Asociación Americana del Corazón, el alcohol no debería ser consumido por personas con antecedentes familiares de alcoholismo, triglicéridos elevados o problemas de páncreas, hígado o corazón, incluidos los hipertensos. Tampoco las embarazadas deberían consumirlo. Pero, para la mayoría de la gente, señala que en los abstemios o bebedores ocasionales, la mortalidad por cardiopatías es superior que en aquellos que consumen una o dos copas de alcohol por día. Mientras tanto, el porcentaje de mortalidad aumenta rápidamente en aquellas personas que beben más de tres copas diarias.


Copyright Bibliomed

Los beneficios del vino

1. Acción antiespasmódica

2. Activación de la secreción biliar

3. Acción antibacteriana

4. Efecto antihistamínico, que atenúa las reacciones alérgicas

5. Protección de las paredes arteriales, al fortalecer el colágeno y la eslatina que las forman

6. El vino aporta minerales y oligoelementos

  • Magnesio : disminuye el estrés

  • Zinc : mejora las defensas inmunitarias

  • Litio: equilibra el sistema nervioso

  • Calcio y potasio : garantizan un adecuado equilibrio iónico y eléctrico

7. Se recomienda en casos de anemia ya que contiene medio miligramo de hierro. Además el alcohol ayuda a la absorción del hierro

8. El consumo de vino tinto moderado durante las comidas palia la pérdida de memoria por insuficiencia circulatoria cerebral propias de personas de edad avanzada.

9. Actúa contra una enfermedad muy de moda: la anorexia o falta de apetito al estimular los órganos olfativos y gustativos.

10. Estos beneficios solo se producen con dosis moderados, nunca más de 30 gramos al día.

Muchos de los vinos españoles, elaborados aplicando las modernas técnicas de vinificación, tienen una ventaja añadida: mantienen su contenido saludable en antioxidantes porque no han sido sometidos a los filtrados más enérgicos que se aplican a algunos vinos menores.

Para más información sobre la salud y el vino puedes pinchar en este hipervínculo: http://www.lacienciadelvino.com/

 

Kategoria hau baino gehiago: « Ingurumena

Tweet HTML

ABRA 2.0

Informazio legala