ABRA Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa

Edad Media

Algunas órdenes religiosas hicieron posible que, tras la caída del Imperio romano, se mantuviera el cultivo de la vid en ciertas zonas de Europa. Este es el caso de la Orden de San Benito que, mediante el trabajo de sus monjes en los Monasterios, mantenía el conocimiento y el cultivo de la vid en viñedos acotados (denominados clos). La Regla Benedictina en el Capítulo XL (De la tasa de la bebida) asigna a cada monje una hemina diaria de vino (hace un volumen de 0.27 litros).

En la Edad Media se hace extensiva por primera vez el almacenamiento del vino en barriles de madera (en lugar de ánforas de barro). Las múltiples crónicas narrando cómo se avinagran los vinos, hace pensar que el almacenamiento de esta bebida no ha llegado a su perfección. La mayoría de los vinos se hacía vinagre al llegar la primavera.

 

La protección contra la oxidación era muy pobre y el uso del dióxido de sulfuro (SO2) era prácticamente desconocido. A pesar de ello, se empleaban algunas técnicas con el objeto de aumentar la vida del vino: recubrimientos de brea, empleo de resinas (antimicrobianos), uso de saborizantes que enmascaran el sabor del vino avinagrado, etc. Se continúa en esta época bebiendo el vino mezclado con agua. A pesar de todo, los crecientes saqueos de Conventos y Monasterios tras la caída del imperio romano, hicieron que las cubas de vino se "refugiasen" en sótanos junto con los demás víveres: de esta forma tan casual encontró el vino un sitio adecuado para reposar, creando por primera vez las bodegas.

 

En la península ibérica durante la Reconquista se re-plantan nuevas vides a medida que los reinos cristianos van tomando el control del territorio en detrimento del dominio musulmán. La mayoría de estas viñas fueron anteriormente devastadas por la guerra.Tras la Reconquista empiezan a plantarse viñedos en torno al Camino de Santiago donde empieza a surgir los vinos de la Ribera del Duero y de Rioja. Ya en los siglos XII-XIII empiezan a cultivarse vides en zonas de Cataluña dando lugar a viñedos del Penedés y de Tarragona. El vino de Jerez (vinos de Sherish) empezó a alcanzar fama en la zona, denominado posteriormente sherry por los ingleses. La reconquista hizo que se hiciera un esfuerzo por dedicar espacio a los viñedos. El Cardenal Cisneros encargó a Gabriel Alonso de Herrera la redacción de una obra que compilase el saber agrícola de la época. Herrera describe en su obra el cultivo de la uva y la elaboración del vino a comienzos del siglo XVI.

 

El vino francés se extendió por Inglaterra ya en el siglo XI gracias a los vinos Normandos llevados por Guillermo el Conquistador. aunque ya existían viñas en el año 46 de nuestra era cuando los Galos las plantaban. Empieza a cultivarse la vid en zonas muy específicas, como es el caso de Burdeos, en el que el matrimonio de Enrique Plantagenet y Leonor de Aquitania abrió la región de Burdeos al mercado inglés. Se establece la denominada 'police des vins' ("policía de los vinos") que consta de una serie de códigos y prácticas comerciales establecidas en los siglos XIII y XIV que rigieron el comercio de vino dentro de la región de Burdeos, así como el uso de su puerto por las regiones vecinas. Los códigos pretendían proporcionar al vino de Burdeos una posición predominante en la región y en el mercado del vino inglés. Posteriormente en el siglo XIII se exportó 'vinho verde' portugués a los mercados ingleses. En el siglo XV se empieza a poblar las islas Canarias con colonos europeos. El portugués Fernando de Castro cultivó la primera vid en el año 1497 (en la Vimbrera), y, posteriormente, el británico John Hill plantó la primera viña en el Hierro en 1526. Sin embargo, Calvino y Enrique VIII pararon la producción viticultora de los Monasterios de Suiza e Inglaterra respectivamente.

 

A comienzos del siglo XIV el español Arnau de Vilanova escribe uno de los primeros libros sobre el vino (Liber de vinis) en el que trata de su historia. El mismo Arnau es descubridor tanto del dióxido de carbono (CO2) como del alcohol (que denomina aqua vitae). El uso del vino como un antiséptico se empieza a mencionar por algunos autores como Guy de Chauliac.

Tweet HTML

ABRA 2.0

Información legal